lunes, 19 de febrero de 2007

Hombre mirando al Sudeste. (1986) Fragmentos del Guión.


(Julio sobre un paciente) ¿Quién le dijo a este infeliz que yo puedo ayudarlo? Nunca se va a sacar de encima esas imágenes. Lo voy a dopar, en poco tiempo desaparecerá entre los otros, será uno mas y nunca volverá a ser él. ¿Cuál sería su reacción si yo moviera mi mano y la pusiera sobre a de él? Sería un gesto de afecto, de ternura. ¡Dios mío, que falta debe hacerle! Sin embargo, él no debe esperar que yo haga eso. Yo tampoco lo espero…

(Ramtés sobre la música) Es solo una sucesión de vibraciones pero a los hombres parece hacerle mucho bien. ¿Dónde cree que está la magia? En el aparato, en el que escribió esto, en mí, en ellos que se emocionan cuando la oyen? No puedo darme cuenta de lo que sienten… Si puedo darme cuenta, pero no puedo sentir lo mismo, ¿entiende?

(Doctor sobre Ramtés) Se pasaba horas, inmóvil, sin pestañear totalmente aislado, metido en algún lugar que yo empezaba a sospechar que estaba muy lejos; pero no lejos hacia fuera- como él decía- sino hacia dentro.

(Ramtés explicándose holograma) Ustedes están en la prehistoria de los hologramas. Una especie de fotografía obtenida a través de un rayo láser... Nosotros hemos logrado… que esas imágenes se corporicen en el espacio a través de lo que sería un gran proyector programado por una computadora muy compleja que incluye todos los datos vitales para que esa imagen tenga vida. En realidad, yo puedo prescindir de sus ojos, usted puede cerrarlos y yo sigo existiendo. Respiro, puede tocarme, puedo tocarlo, somos replicas humanas perfectas, salvo por una cosa, no podemos sentir.

(Julio) Calma Julito, después de todo, solo puede haber dos alternativas: O Ramtés esta loco o realmente viene de otro planeta… No, viejo. No puede haber dos alternativas.... Mira hacia el Sudeste, dice que recibe y transmite información. Sea lo que sea, en esa línea debe haber algo relacionado con su pasado.
**
  • (Julio) Usted esta totalmente chiflado pero debo reconocer que es un chiflado muy especial, me preocupa Ramtés. De verdad me preocupa.

  • (Ramtés) Y yo le agradezco que se preocupe por mi. No creo que sea habitual que alguien se preocupe por otra persona en este lugar.

  • (Julio) ¿En este hospital?

  • (Ramtés) En este planeta.
    **

(Ramtés) Usted es mi pasado, este momento, este mundo. El lugar al que usted me quiere llevar es al pasado del hombre. Quédese tranquilo, doctor, ¿Qué le preocupa? Si yo fuera presidente de una potencia y tuviera bajo mis ordenes ejércitos poderosos, entendería su preocupación. Pero no… Estoy en un manicomio. Todo el mundo sabe que estoy loco. ¿Usted también, no?

**

  • (Julio) Ramtés, usted está enfermo. Yo soy un medico. Quiero curarlo, eso es todo.
  • (Ramtés) Yo no quiero que me curen, yo quiero que me entiendan.

**
(Ramtés sobre la estupidez humana) Un arma que aun no entendemos: la estupidez humana. Si Dios esta en cada de ustedes, están asesinando a Dios todos los días. Estamos preparando el rescate, el rescate de las victimas, de los que no pudieron vivir en medio del espanto, de los quebrados por el horror, de los que ya no tienen nada que esperar, no va a ser un robo en todo caso.

  • (Julio) Ramtés, ¿Por qué no se deja de joder? Lo voy ayudar. De verdad, lo voy a ayudar. Yo se que usted tiene mucho miedo. Que le da terror reconocerse simplemente como un hombre, como un hombre enfermo. Pero no se preocupe, no lo voy a abandonar. Si usted me ayuda, puedo curarlo. Si usted es un buen tipo, Ramtés. Es una pena.

  • (Ramtés) Usted también es un buen tipo pero no es feliz. Y lo que más me preocupa es que creo que lo sabe y no le importa. ¿Por qué los seres humanos parecen resignarse a tantas cosas que los están destruyendo? Y ¿Por qué hacen tan poco por modificar esas cosas? ¿Se están suicidando por estúpidos o están pagando culpas?

**

  • (Julio) Ramtés, si usted no es un chiflado, yo tendría que admitir que realmente es un extraterrestre. ¿Sabe lo que eso significaría? Que el chiflado soy yo.

  • (Ramtés) La naturaleza sólo permite un desarrollo muy lento. Favorece más fácilmente un cambio de especie que un cambio de conciencia. Yo soy más racional que ustedes. Respondo racionalmente a los estímulos. Si alguien sufre, lo consuelo. Alguien me pide ayuda, se la doy. ¿Por qué entonces usted cree que estoy loco? Si alguien me mira, lo miro. Alguien me habla, lo escucho. Ustedes se han ido volviendo locos de a poco por no reconocer esos estímulos. Simplemente por haber ido ignorándolos. Alguien se muere, y ustedes lo dejan morir. Alguien pide ayuda y ustedes miran para otro lado. Alguien tiene hambre y ustedes dilapidan lo que tienen. Alguien se muere de tristeza, y ustedes lo encierran para no verlo. Alguien que sistemáticamente adopte esas conductas, que camine entre las víctimas como si no estuvieran, podrá vestirse bien, podrá pagar sus impuestos, ir a misa, pero no me va a negar que está enfermo. Su realidad es espantosa, doctor. ¿Por qué no dejan de una vez la hipocresía y buscan la locura de este lado? Y se dejan de perseguir a los tristes, a los pobres de espíritu, a los que no compran porque no quieren, o porque no pueden toda esa mierda que usted me vendería de muy buena gana. Si pudiera, claro.

**

(Julio) Providencialmente en él apareció la furia. Si intentaba ser un Cristo cibernético, la furia lo iría semejando poco a poco al otro Cristo, al antiguo... En la medida en que Ramtés se acercara a Cristo, su final no sería muy distinto.

(Ramtés) Le digo "la Santa" porque es una mujer muy especial. Yo verifiqué en ella mecanismos que no vi en otros seres humanos. Un ser humano tiene manifestaciones físicas como el llanto, el temblor. La santa cuando siente amor larga un líquido azul por la boca... Que pasa, doctor? Se siente frente a los límites y no quiere ir mas allá... En los manicomios, nacen arboles locos, no?

(Beatriz) El hombre siempre oculta cosas en su alma, por eso no es feliz.

**

(Julio) Los enfermos no creyeron en la muerte de Ramtés. Decían que se había ido, pero que volvería en una nave a buscarlos. Yo me senté a esperarla a ella... Quizás todos fuéramos eso: los hijos idiotas o locos de un padre al que de cualquier manera costaba mucho olvidar.

8 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

Ya con el adelanto que me das, la he apuntado.
Seguimos en el vicio maravilloso.

Besos cinéfilos

Azul caleidoscopio dijo...

Te puedo decir de corazon que esta pelicula vale la pena verla, aun cuando no te guste, creo.

Máximo Ballester dijo...

Buenisima recomendacion. Soy admirador del cine de Subiela. Algunas de sus peliculas las he visto tres o cuatro veces.


Un beso.

Pancho dijo...

Muchas Gracias, en verdad muy buena pelicula, ya le he visto innumerables veces, y no me canso de hacerlo, aunque no soy un "cinéfilo", me gusta mucho ver cine, en especial el latinoamericano,un gusto y estamos en contacto

Pepe Luis...un buen tipo dijo...

Azul: estás recomendando una verdadera joyita!! La escena en la que Ramtes se pone a dirigir la orquesta en el parque y se "conecta" con los internos del hospicio sigue poniéndome la "piel de gallina" cada vez que la veo.

Subiela, sublime!!!!!

Ya que te gustó esta película y citando lo que le sucede a la hermana de Ramtes en su encuentro con el Doctor, me atrevo a preguntarte: ¿el amor es azul?

Susy dijo...

Gracias por tu recomendación. No me la perderé, también soy muy cinéfila y adicta a la fascinación de la sala oscura.
Por cierto, gracias por la página de Umbral, no la conocía, la encuentro buena, buena.
Mira, de recomendarte algo sobre él, te diría que a mí, que no soy de sus incondicionales ni mucho menos, me impresionó "Mortal y rosa". Lo escribió a resultas de la muerte de su único hijo.

Hay vidas aviesas, si.
Un fuerte abrazo.

Azul caleidoscopio dijo...

Hola Susy, si, este es un clasico del cine latinoamericano que te recomiendo. Buscare "Mortal y Rosa", muchas gracias. Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

PELICULÓN !